¿Cómo podemos ayudarte?

Patrimonio Religioso

Qué ver en Albendín

Qué ver en Albendín

Un lugar ideal para visitar y disfrutar del turismo de naturaleza así como de
múltiples deportes como la náutica o la pesca.

Noria Fluvial

Se ubica en el Parque Municipal de Albendín y fue construida por el artesano local D. Juan Antonio Hinojosa Rayes, tratándose de una reproducción de las antiguas norias árabes que antaño abundaban por la zona. Esta réplica continua funcionando a la perfección utilizándose el agua que obtiene para regar los jardines del parque. El agua es transportada a través de un acueducto que bordea la piscina municipal. Este monumento ha sido tomado por Albendín como símbolo del pueblo.

Parque de Albendín

Desde la Noría Fluvial y bien a través del acueducto que transporta su agua o bien a través de la plataforma que bordea el Río Gudajoz llegamos al Parque Municipal de Albendín, un lugar único en el que las grandes explanadas, la abundante arboleda y las fuentes dan la bienvenida al visitante.

Un paseo por esta zona mientras los más pequeños disfrutan del parque infantil, o un poco de ejercicio en el Parque biosaludable no permiten un respiro para continuar la visita a Albendín.
Dentro del recinto se encuentra la piscina municipal y el polideportivo, así como el símbolo de Albendín «La Noria» y su acueducto que atraviesa el parque.

Iglesia Santa María
de Albendín

Desde el Parque Municipal nos dirigimos por la Calle Luque hasta su inicio, donde podremos visitar la Iglesia Parroquial de Santa María de Albendín, patrona de la localidad. Se trata de una construcción del siglo XVII que se erigió en parroquia en el año 1788.
En ella podemos ver el rico patrimonio de imaginería religiosa, destacando las imágenes de la patrona Mª Santísima de Albendín en un camarín de estilo barroco, o la imagen de Ntra. Señora de los Dolores del siglo XVI.

VISITAS
Horario de misa: 19h
Concertar cita: 957 694 013

La Cruz

Una vez finalizada la visita a la iglesia justo en la parte posterior podemos visitar desde la Plaza Juliana Lara la Partera la Cruz en honor a Cristo redentor, un monumento de 12 metros de altura sobre un pedestal de piedra natural de 15 metros construido en 1961.

Existe una leyenda sobre el pedestal de la cruz, y dice que en tiempos de dominación musulmana, los invasores enterraron un niño Jesús de oro macizo bajo sus rocas para evitar la devoción Cristiana del pueblo, aún hoy se habla de la existencia de ese niño Jesús. Y para los más aventureros y siempre contando con las indicaciones de algún Albendinense, puede subir hasta el pedestal y podrán ver en una roca la huella fosilizada de un homínido, cuya curiosidad es que la huella no se encuentra en una roca horizontal sino vertical, como llego ahí es todo un misterio.

Desde la Plaza Juliana Lara podemos ir hasta la Calle Castro, de fisionomía Andaluza árabe debido a su estrechez y que alberga las casas de Hermandad del Santo Sepulcro y de Nuestro Padre Jesús Nazareno, en esta última si realizamos la visita en fin de semana, podremos degustar una típica tapa de Albendín acompañada de un refresco, una cerveza o un vino de la tierra denominación de origen Montilla – Moriles.

Pozo de La Plata

Saliendo de Albendín hacia Martos por la comarcal CO 6200 nos encontramos a escasos 500 m del puente sobre el Guadajoz con el pozo de La Plata, que ha sido un punto habitual de suministro de la población, y da nombre al paraje en el que se sitúa.

Cabe la posibilidad de que este pozo se usara como punto de abastecimiento junto a uno de los caminos que van de Albendín a Santiago de Calatrava, localidades unidas por la historia en tiempos de reconquista.

Según Enrique Melchor existe la hipótesis del origen romano del pozo. Los estudios de las fuentes escritas y documentales de la época, el análisis de las fuentes arqueológicas forma parte de la metodología de estudio y caracterización de las comunicaciones de los caminos romanos de la provincia. Entre estas fuentes figuran los restos de calzadas, miliarios, así como centuriaciones, mansiones y mutaciones, necrópolis y campos de silos, restos que no faltan en el conjunto de los yacimientos del entorno de Albendín.

El apelativo “de la Plata” proviene del árabe “Balata” que significa enlosar, y que podría relacionarse con un camino enlosado con piedras irregulares y grandes. Este término aparece así en caminos como la Cañada de la Plata en Puente Genil, o en la Senda de la Plata de Almadén.

Club náutico
Embalse de Vadomojón

Se trata de un pantano que constituye un entorno de especial importancia para las comarcas colindantes. Divide los caminos rurales de la Vía Verde de la Subbética y la Vía Verde del Aceite, y pertenece a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir.

Este embalse cuenta con una capacidad de 163 hm³ y 782 ha, y es uno de los más importantes de la cuenca del Guadalquivir. La construcción del embalse comenzó en 1993, y fue inaugurado oficialmente en 1999.

Desde su construcción, este elemento de almacenamiento controla los riesgos de inundación que históricamente ha producido el río Guadajoz en los diferentes municipios que atraviesa, y además ofrece la posibilidad de que gracias al agua almacenada se destine una zona de la vega al regadío. En abril de 2013 se rehabilitó una antigua nave, cedida previamente al Ayuntamiento de Baena por la CHG, para ser sede del Club Náutico de Albendín con control de acceso, además de abrirse una zona recreacional con merenderos y un embarcadero para lanchas y botes. En junio de 2015 terminó de construirse una central hidroeléctrica que, con una potencia de 2.725 megavatios, da suministro a la pedanía de Albendín y genera energía para más de 1.200 familias.