¿Cómo podemos ayudarte?

El Aceite de Baena

El aceite de Baena más información

Clasificación
de aceites

Para determinar la categoría de los aceites de oliva y los obtenidos a partir del orujo de oliva, se tienen en cuenta la acidez y las características organolépticas.

El Mercado
del aceite

El aceite de oliva ha sido para las diferentes civilizaciones mediterráneas un importante elemento de intercambio comercial. Entre los años 2200 y 1600 a. C., chipriotas, cretenses, sirios, egipcios, fenicios y palestinos, entre otros pueblos, llegaron a perfeccionar una flota de navíos que de Oriente a Occidente extendieron el comercio de unas costas a otras.

En la actualidad, el 90 % del consumo de aceite de oliva se concentra en los países ribereños del mediterráneo, que representan a su vez el 95 % de la producción. Sigue tratándose aún de un comercio doméstico en la cuenca mediterránea. Siendo España el primer productor mundial de aceite de oliva.

Diferentes analistas coinciden en señalar algunas de las tendencias que pueden caracterizar el futuro mercado del aceite de oliva:

La oferta mundial superará a la demanda.
Serán menores las exigencias de reglamentación y de intervención.
Se prestará una mayor atención a la preferencia de los potenciales consumidores.
Habrá una creciente importancia de las acciones de marketing.
La calidad será el factor fundamental de competitividad.

La aceituna
como alimento

En la dieta mediterránea destaca sin duda la aceituna, que ha constituido desde hace siglos un alimento esencial. Las formas de preparación y consumo son tan variadas que se adaptan a las distintas cocinas de los países que circundan esta cuenca marítima.

Las aceitunas se utilizan como aperitivo, como postre y en muchos países de Oriente Medio, se toman diariamente en el desayuno. También se adaptan perfectamente a todo tipo de recetas, ya que reúnen en sí mismas los cuatro sabores básicos: ácido, amargo, dulce y salado.

Las aceitunas son un alimento de sabor agradable y gran valor nutritivo. Aunque no se consideran alimento de alta riqueza en proteínas, poseen una proporción relativamente importante de todos los aminoácidos esenciales, ácidos grasos insaturados, vitaminas, y oligoelementos. Debido a su sabor amargo, constituyen un óptimo estimulante del apetito.
En cuanto a los elementos nutritivos que contiene, la concentración de leucina y ácidos aspártico y glutamínico es alta. Hay cantidades apreciables de vitamina A, C, caroteno y tiamina, así como elementos minerales, particularmente calcio y magnesio.

Legado histórico

La presencia del olivar en Baena es ancestral. Huellas prerromanas, romanas y árabes así lo atestiguan y los vestigios arqueológicos que se exponen en el Museo Histórico de la localidad vienen a corroborar la importancia de este cultivo a lo largo de tiempo.

La localidad cuenta con una larga tradición en la elaboración del aceite de oliva y por ello, se tiene un especial cuidado en todo el proceso de producción, desde el laboreo previo del olivar hasta la recogida de la aceituna y posterior extracción del aceite en las distintas almazaras.

La importancia del olivo en Baena es enorme, no sólo por la cantidad de hectáreas destinadas a su cultivo, sino también por la estrecha relación que desde el albor de los tiempos se ha mantenido en estas tierras con el que se ha venido considerando como el más emblemático árbol mediterráneo.

Simbología

Los mitos en torno al olivo, tuvieron origen en aquella lejana época en que los hombres se fueron asentando y creando ciudades en torno al Mediterráneo.

Los egipcios lo consideraban un regalo de Isis por la riqueza de su cultivo; para los griegos, Atenea hizo brotar un olivo para obtener la soberanía de la ciudad, denominada Atenas en su nombre. En el Imperio Romano se le atribuyen valores de fuerza, sabiduría, fertilidad y victoria.

En el Antiguo Testamento, simboliza inmortalidad, paz y reconciliación. La paloma portando una rama de olivo es símbolo inequívoco de paz. En la religión católica el huerto de los Olivos era donde Jesús oraba y meditaba.

Otros usos

Es importante señalar toda otra serie de usos domésticos particulares que, hasta al momento y ligados a los recursos materiales y tecnológicos de cada época, se le han dado y se le dan al aceite.

Multitud de culturas han utilizado el aceite para la iluminación hasta bien entrado el siglo XIX. Desde los fenicios, los egipcios, o los griegos, pasando por la Edad Media; hasta que se sustituyó por la lámpara de petróleo y después por la electricidad.

Debido a sus propiedades, el aceite ha sido utilizado para hacer jabón, para la conservación de arreos, arneses latón y limas metálicas, para la limpieza de armas, o para eliminar manchas de alquitrán o chicle.