¿Cómo podemos ayudarte?

Cultura y Turismo

Yacimiento Arqueológico de Torreparedones

Yacimiento
Arqueológico de
Torreparedones

HORARIO
Miércoles a domingo y festivos: 9h – 13h
Acceso hasta la 12h

CONTACTO
Carretera A-3125. Km 18
957 665 010

Declarado bien de interés cultural-Red de espacios culturales de Andalucía, el yacimiento se sitúa en una notable elevación desde la que se dominan las campiñas de Jaén y Córdoba. Uno de los enclaves arqueológicos de mayor interés de Andalucía. Torreparedones es, sin duda, todo un referente para quienes deseen descubrir la huella de antiguas civilizaciones.

El lugar conocido como Torreparedones o Torre de las Vírgenes está ubicado en el límite septentrional de los términos municipales de Castro del Río y Baena. Al sitio se puede acceder por la A-3125 de Baena a Cañete de las Torres, en cuyo km. 17 parte un camino, una antigua vía pecuaria denominada «camino de Castro del Río a Porcuna» desde la que parte, a su vez, otro camino en dirección norte que conduce directamente al yacimiento.

La situación topográfica de Torreparedones, sobre una de las cotas más elevadas de la zona, es ciertamente estratégica, pues sus 579.60 m.s.n.m. de cota lo convierten en el “techo de la Campiña”, motivo por el cual estuvo ocupado por el hombre desde los tiempos más remotos. Así, al menos durante 3.500 años (desde la Edad del Cobre hasta la Baja Edad Media), diversos pueblos y culturas dejaron su huella a través de los más variados restos materiales: cerámica, vidrio, piedra, metal, etc. En las épocas ibérica y romana Torreparedones alcanzó su máximo esplendor; ya desde el siglo VI a.C. se rodeó de una potente muralla, reforzada con torres, que rodea un espacio de 10,5 Ha.

Hallazgos y elementos más significativos

Santuario íbero
En torno al año 600 a. C. se construyó la muralla de una ciudad fortificada, reforzada con torres proyectadas hacia el interior.
El santuario se encuentra a extramuros de la ciudad y fue utilizado entre los siglos III a. C. hasta el siglo II. La imagen de culto, dedicada a la diosa Caelestis, no albergaba forma humana, era un betilo estiliforme, en este caso una columna coronada por un capitel foliáceo. La luz solar tocaba el capitel durante el solsticio de invierno y la basa durante solsticio de verano.

La mayoría de los cientos de exvotos encontrados corresponden a mujeres embarazadas, que visitarían el santuario para rezar por fertilidad, una buena gestación y alumbramiento.

En septiembre de 2020, tras una excavación de urgencia por unas remociones clandestinas, se encontró un segundo santuario, a unos 500 metros del primero y donde se pudieron catalogar siete exvotos dedicados a figuras zoomórficas en forma de caballo. Asimismo, se hallaron varias tumbas.

Ciudad romana
Tras la conquista romana, se fusionó el antiguo oppidum íbero con la nueva ciudad romana, habiendo evidencias de construcciones durante la República romana debido al hallazgo de cerámica campaniense de la época por todo el yacimiento.

Las diversas excavaciones han sacado a la luz grandes monumentos romanos como el foro, de unos 528 metros cuadrados, tres termas romanas, un macellum (mercado), uno de los pocos ejemplos conservados en la península ibérica, un templo dedicado al culto imperial, entre otros.

La superficie excavada en el interior de la muralla, que alberga una dimensión de 10,5 hectáreas en su totalidad, podría estimarse en un 10% en enero de 2021. También se conservan restos de un anfiteatro romano, una necrópolis, y la “casa del panadero”, la primera domus romana en ser excavada al completo en el yacimiento.

9 NOVIEMBRE 2022
El Ayuntamiento de Baena recibe una ayuda de la Unión Europea, con cargo al Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural y a la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía para el proyecto protección y puesta en valor de las Termas Romanas del Yacimiento de Torreparedones.

Castillo y aldea medieval
El castillo de Torreparedones de época medieval también forma parte del yacimiento.

Existe constancia de la presencia musulmana en Torreparedones entre el Califato de Córdoba (siglo X) hasta al menos el siglo XII tal y como demuestra la cerámica y numismática hallada, así como algunas estructuras murarias. Tras la conquista cristiana a mediados del siglo XIII, comenzó a conocerse con el nombre de «Castro el Viejo» y se alzaba muy cercano a la frontera entre la Corona de Castilla y el Reino nazarí de Granada. También cabe destacar la ermita de las Vírgenes, dedicada a las mártires Alodia y Nunilo, fue construida en el siglo XVI sobre unas termas romanas.