Comunicado de la Consejeria de Agricultura acerca de la prevención de plagas en el olivar.

Comunicado de la Consejeria de Agricultura acerca de la prevención de plagas en el olivar.

20 Mar 2016
El "barrenillo", "pulgón" o "palomilla", Phloeotribus scarabaeoides (Bernard, 1788), es un insecto que puede causar graves daños en zonas cercanas a los núcleos de población rural donde se almacena leña procedente de la poda. Ahí o en árboles debilitados realiza la fase de reproducción, lo que hace de esta leña un foco de infestación desde donde los nuevos adultos invaden los olivares más próximos.

Existe un método sencillo, económico y eficaz de lucha contra este insecto, que consiste en guardar en lugares totalmente cerrados la leña de poda, una vez que el insecto haya realizado la puesta. Sin embargo, dada la resistencia de los agricultores a llevarla a cabo se hace necesario seguir el cumplimiento de lo legislado sobre esta plaga por la Consejería de Agricultura y Pesca.

Orden de 2 de noviembre de 1981: Establece que los restos de poda de olivos que no sean destruidos en el propio olivar por el fuego o trituración, deberán guardarse en lugares herméticamente cerrados, entendiéndose como tales:
a) Leñeras de obra civil, techadas al menos con cielo raso, con puertas y ventanas tabicadas.
b) Zanjas o trincheras, quedando la leña cubierta con un espesor mínimo de 25 cm de tierra.
c) Albercas, en que la leña quede cubierta por el agua.
Orden de 10 de marzo de 1982: Establece que los lugares donde se almacenen las leñas procedentes de la poda de los olivos deberán quedar herméticamente cerrados el día 1 de mayo, no pudiendo proceder a su apertura hasta los primeros días del mes de noviembre.

El incumplimiento de las medidas fitosanitarias citadas podrá ser sancionado con arreglo a lo previsto en la Ley 43/2002, de 20 de noviembre, de sanidad vegetal.
Categorías: 
Actualidad
Medio Ambiente

Atrás