Ayuntamiento de Baena

Ciudad del olivar y el aceite

Inicio > Información turística > Rutas Turísticas > Baena, Paseo por el Patrimonio Civil

Baena, Paseo por el Patrimonio Civil

Tras hacer un reconocimiento del interesante patrimonio arquitectónico religioso, pasaremos a comentar la arquitectura civil, comenzando el recorrido por el Parque dedicado a Ramón Santaella, para finalizar con la visita a los diferentes museos de la localidad.

 

Parque Ramón Santaella

Parque Ramón SantaellaEn la parte nueva de Baena nos encontramos este parque público, lugar de recreo de los baenenses y también de refugio para resguardarse de los calores de verano. Es éste uno de los más amplios y cuidados parques de la provincia. Destaca por su componente vegetal, definido por una arboleda madura y variada, formada por raras especies de otras latitudes como los tilos, castaños de indias, carias y fresnos.

 

Paseo de Santo Domingo de Guzmán

Se trata de una amplia plaza adosada a la Iglesia de Nuestra SeñoraPaseo de Sto. Domingo de Guzmán de Guadalupe, desde la que se pueden admirar las primeras estribaciones de las Sierras Subbéticas.

En uno de sus lados se encuentra el Monumento “a las olivareras, a los olivareros”, realizado por el artista local Paco Ariza y que representa una imagen típica de la recolección de la aceituna. Las esculturas las componen figuras de bronce de hombres y mujeres realizando esta tarea del campo y, junto con el componente natural del olivo, ofrecen un bello contraste en pleno casco urbano.

 

Plaza de España

Constituye el nudo de comunicaciones y eje vertebrador de la parte nueva con la parte histórica de la ciudad. En ella se le rinde homenaje, con una escultura en bronce, a D. Joaquín del Pino y Rozas, nacido en Baena en el año 1729. Este personaje marchó hacia tierras americanas, donde desarrolló una amplia carrera política y militar, llegando a ser gobernador, capitán general y virrey del Río de la Plata. Por ello, es considerado como uno de los grandes hombres de la historia de América.

 

Plaza de Amador de los Ríos

En ella se encuentra el monumento a D. José Amador de los Ríos, personaje al cual se le debe el nombre de la plaza. Nacido en Baena a principios del S. XIX, fue un importante polígrafo y ensayista que recibió la condecoración de la Gran Cruz de Isabel la Católica.

 

Plaza de la Constitución

Plaza de la ConstituciónEs el verdadero centro neurálgico de la ciudad, en el que conviven edificios de raigambre barroca dieciochesca con otros de última actualidad, como es el caso de las Casas Consistoriales que obtuvo el premio de arquitectura del Colegio de Arquitectos de Andalucía.

Esta plaza, conocida como “Plaza del Coso” debido a los numerosos festejos taurinos que allí tenían lugar desde tiempos medievales, ha sido remodelada recientemente para darle un aire moderno y a la vez apacible.

 

En un lateral, justo enfrente del ayuntamiento, se encuentra sobre unMonumento al Judío elevado pedestal el Monumento al Judío, esculpido en bronce por Paco Ariza, que representa al principal protagonista de la Semana Santa baenense, el judío Coliblanco o Colinegro. Dentro del conjunto que representa la Plaza de la Constitución, se han erigido dos estatuas que rememoran a Santo Domingo de Henares y a Juan Alfonso de Baena. El primero, fue un monje dominico del S. XVIII enviado como misionero a Vietnam, donde en 1802 fue nombrado obispo y donde, más tarde, murió mártir y fue canonizado por Juan Pablo II.

 

El segundo, fue un poeta del S. XV que recopiló textos medievales en un Teatro Liceomanuscrito conocido como “Cancionero de Baena”, encargado por D. Juan II de Castilla para su deleite, y que goza de fama a escala internacional, dando lugar a la creación en nuestra localidad de un centro de investigación con el nombre del autor, “el Centro de Documentación Juan Alfonso de Baena”. En el mismo edificio en que se localiza este centro de investigación, en la planta baja, se encuentra el Teatro Liceo, centro de las actividades culturales de la ciudad inaugurado en el año 1999, que cuenta con un aforo de más de 400 butacas, además de las plateas en ambos laterales.

 

Ocupando todo un lateral de esta plaza, encontramos la majestuosa Casa del Monte. Este edificio, de estilo rococó, debe su nombre al hecho de que fue construido en 1774 con cargo a los fondos del caudal del Monte Horquera, Casa del Montepropiedad comunal de vecinos. Levantado con material de ladrillo y mampuesto, con soportales, presenta numerosos balcones entre pilastras y rematados, alguno de ellos, por frontones triangulares. El balcón principal, que conserva una interesante baranda de hierro con rejas lobuladas, fue ocupado por un cuadro que representaba a la Divina Pastora, por lo que se le ha llamado “Balcón de la Pastora”. Actualmente, acoge un humilladero de azulejos con la imagen del Sagrado Corazón, de raigambre barroca. Desde el S. XVIII hasta la actualidad ha sido un centro administrativo importante de la Villa, pasando por diferentes usos a lo largo de la historia, desde Casa del Cabildo, pósito, carnicerías, mesón, etc., hasta cuartel, escuelas y oficinas más tarde; reformas que a la larga han cambiado su primitiva estructura.

 

Casa de la Tercia

Casa de la TerciaComenzó su edificación en el año 1792 pero no se dio por concluida hasta el 1795, según muestra la inscripción de su patio central. Como todas las tercias fue, indudablemente, de fundación eclesiástica, destinada a reunir la parte de los diezmos eclesiásticos y demás rentas correspondientes a la Corona. En el año 1841 la supresión definitiva de las rentas pagadas a la Iglesia, tras la Desamortización de Mendizábal, hizo desaparecer el uso previsto para el edificio, que pasó a propiedad particular. A comienzos del siglo XX se adaptó y usó como posada y durante la guerra civil entre 1936-1939 se utilizó como cárcel. Desde el año 1960 el Ayuntamiento es arrendatario del inmueble hasta que en 1984 lo adquiere como patrimonio municipal, iniciándose las gestiones para su rehabilitación como Casa de la Cultura. En breve, todo el edificio se destinará a albergar las diferentes dependencias del Museo Histórico de Baena.

 

Presenta una fachada típica de este tipo de construcciones, con bastantes vanos pequeños y cuadrados de ventilación. La portada es de piedra blanca, con molduras y pilastras, coronada antiguamente por el escudo del obispado. El interior conserva resistentes bóvedas y un patio al que se abren dos galerias de los pisos superiores, la primera de ellas con arcos de medio punto. La planta baja se abre por bóvedas de arista y sus estancias aún parecen recordar que en su día fueron oficinas y graneros de la Administración.

 

Casas Señoriales

Las casas señoriales, propias del S. XVIII, responden al tipo corriente en el sur de la provincia de Córdoba, con su gran patio central, dos plantas nobles y una tercera para almacén. En Baena se localizan, principalmente, en las calles Herranz Casado, Amador de los Ríos y Mesones. De la calle Mesones, en su tramo medio, arranca una pequeña calle sin salida de gran belleza por la decoración de sus balcones y de la propia calle, a la que se accede a través de un pequeño arco de piedra.

 

La Almedina

La Almedina (“ciudad por excelencia”, en árabe) constituye la parte más alta de la ciudad. La forman calles yLa Almedina rincones que evocan a tiempos o lugares de la más típica construcción árabe.

 

En ella se encuentra la Plaza de Marinalba, a la que se accede a través del Arco de Santa Bárbara, y sobre la que se alza el Crismón de Baena, cruz visigoda símbolo del cristianismo, labrado en bronce y de grandes proporciones, que se convierte en el abanderado de la civilización y cultura de esta ciudad; la Plaza Palacio, centro neurálgico de la Baena árabe y medieval, que aparece presidida por otro de los símbolos más representativos de la ciudad, el León Ibérico de Baena, reproducción en bronce del original que se encuentra en el Museo Arqueológico de Madrid; la Plaza Francisco Valverde o Plaza Vieja, que rinde homenaje al gran escritor e historiador baenense del S. XIX D. Francisco Valverde y Perales, que nos legó “Historia de la Villa de Baena”.

 

Debe destacarse que este barrio árabe acoge los monumentos más importantes de la ciudad, como son la Iglesia de Santa María la Mayor, el Convento de Madre de Dios y los restos del castillo.

 

El Castillo de Baena. Aunque el origen del actual emplazamiento de Baena hay que situarlo en un hisn (castillo) árabe de nombre Bayyana documentado ya en el siglo IX, la arqueología no ha proporcionado aún pruebas de una ocupación islámica, ni emiral ni califal. Los musulmanes de Baena entregaron la ciudad, mediante pacto, a Fernando III en 1241. A partir de ahí comenzará un lento proceso de señorialización en el cual hay que situar la erección de la fortaleza que jugaría un papel destacado al encontrarse en la misma frontera con el reino nazarí de Granada.

 

Arco de la ConsolaciónNo hay datos fiables sobre la fecha de construcción del recinto amurallado de la Almedina, si bien, algunos elementos como las entradas en recodo del Arco de Consolación y Arco Oscuro parecen obra de almorávides y almohades, respectivamente.

 

El castillo que ha llegado a nuestros días, localizado en el extremo oriental del recinto de la Almedina, parece una construcción plenamente cristiana de los siglos XIV y XV.

 

La fortaleza tiene una planta cuadrangular, con unas dimensiones aproximadas de 80x50 m. y ocupa la parte más elevada y estratégica del cerro en el que se asienta. Su estado de conservación actual es casi de ruina como consecuencia de las demoliciones que se llevaron a cabo en el siglo XX. Los duques de Sessa y Baena fueron los últimos propietarios del inmueble hasta 1897, año en el que tras pública subasta se vendió como cantera de materiales de derribo. En las primeras décadas del siglo XX el edificio pasó a manos de los Señores de Prado que ya lo adquirieron derribado. Durante la pasada guerra civil se colocó un bunker de hormigón en la Torre de los Secretos y en los años cincuenta de la misma centuria se construyeron en su interior los depósitos de agua de la localidad lo que supuso la destrucción completa del palacio, quedando en pie sólo los muros perimetrales y algunas torres.

 

El proyecto de recuperación financiado por el consistorio baenense permitirá recuperar en gran parte la Almedinaimagen de la fortaleza. Las excavaciones arqueológicas han puesto al descubierto diversas estructuras de habitación relacionadas con la última fase de ocupación del lugar (finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX), así como varias puertas, de las que sobresale la hallada en el lienzo meridional que podría situarse, cronológicamente, en siglo XIV. Los estudios de tipo histórico y arqueológico y la rehabilitación del espacio ocupado por los antiguos los depósitos de agua convertirán al castillo en un referente cultural y turístico de Baena.

 

Por último, cabe señalar otros muchos puntos de interés para el visitante, como son: el Mirador del Hospital, que ofrece unas magníficas vistas de las Sierras Subbéticas y de la ciudad de Baena; la Puerta de Córdoba, donde persiste la Cruz de Jaspe, única estación conservada del Vía Crucis y la característica Fuente Mayor o Fuente de Baena, ubicada a extramuros de la ciudad, camino a Cabra, de origen árabe y que actualmente presenta siete caños con pórtico.

 

<<Volver

Excmo. Ayuntamiento de Baena

Plaza Constitución, 1. 14850 Baena Córdoba. Correo-e: prensa@ayto-baena.es

Teléfonos: 957 66 50 10 / 957 66 50 78 - Fax: 957 67 11 08

Advertencia Legal  -  Política de Privacidad

Diseña eprinsa

Creado con Portal - Gestión de Contenidos Web

Junta de Andalucía - Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa

Validador XHTML 1.0 de la W3C

Accesibilidad